lunes, 14 de noviembre de 2016

Critica AGRIPPINA por Sandra Paul

Esta mezcla de opéra-comique y vodevil nos pone en contacto con esta obra maestra de Häendel, abordando las pasiones e intrigas humanas de todos los tiempos con humor, toques melodramáticos y desde  la contemporaneidad.
Los diálogos descontracturados, con algunos acentos sanisidrences, se intercalan con sublimes interpretaciones de arias solistas y corales acompañadas por una orquesta de ocho músicos, dirigidos   por Carlos David Jaimes, ubicada detrás del escenario.
Una puesta en escena correcta, sin grandes pretensiones, que nos ubica en un contexto espacio temporal actual.
Bajo la dirección de Ignacio González Cano el resultado es una propuesta fresca que anima a un público popular a incursionar en un género que habitualmente le resulta desafiante y alejado de su  cotidianeidad.
Una experiencia imperdible para melómanos y amantes del teatro musical.


SANDRA PAUL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada