lunes, 5 de septiembre de 2016

Teatro Nacional Cervantes

Noventa y cinco años


El 5 de septiembre de 1921, la actriz española María Guerrero y su esposoFernando Díaz de Mendoza, inauguraron su teatro propio en Buenos Aires: con fiesta y gran pompa el Teatro Cervantes abría sus puertas de la calle Libertad con una función de La dama boba de Lope de Vega. Pocos años después, la pasión que esta mujer puso en el emprendimiento no alcanzó para sostenerlo y por intervención de algunos nombres influyentes en la cultura de ese momento que recurrieron al presidente de la Nación, en vez de llegar a la subasta pública el Cervantes fue comprado por el Banco de la Nación Argentina y de ese modo pasó a manos del Estado.

Al igual que una persona longeva, en 95 años ha tenido que afrontar dificultades, ha disfrutado de momentos brillantes y vivido otros no tanto. La pasó bien y la pasó mal. Los vaivenes de la política, buenos presupuestos, bajos presupuestos, el incendio, la reconstrucción…

Más allá de toda inclemencia, más allá de los andamios que ponen una barrera a su hermosa arquitectura, este único Teatro Nacional que tiene la Argentina supo sostenerse y demostrar día a día su capacidad y su prestigio. Consagrados y noveles autores argentinos estrenaron sus obras en los escenarios del Cervantes. Grandes actores, directores, escenógrafos, vestuaristas, iluminadores, del país y también del extranjero componen los elencos y equipos artísticos de su programación, y no solo en sus salas de Buenos Aires, porque también supo trascender la Ciudad para mostrar una fuerte presencia en todo el país a través de todos los planes federales desarrollados en los últimos años.

Seguramente, si hoy hubiera un brindis por sus 95, el personal del Teatro Nacional Cervantes levantaría las copas: “...por muchos años más de constante actividad.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada