sábado, 7 de mayo de 2011

Spaghetti en Teatro Del Pueblo



Los últimos años de Leonardo Da Vinci en la corte del Rey de Francia en una obra que desnuda los intereses de su entorno para quedarse con la sabiduría del genial artista
Spaghetti
De Mariano Cossa y Gabriel Pasquini

1º Premio de Dramaturgia del Instituto Nacional de Teatro

Elenco por orden de aparición
Alejandra Balado (cocinera)
Héctor Bidonde (Leonardo)
Mariano Gladic (Melzi)
Federico Barroso Lelouche (Francisco)

Diseño de escenografía y vestuario: Rene Diviu
Diseño de iluminación: Leandra Rodríguez
Música original: Mariano Cossa
Prensa: Duche&Zárate
Producción ejecutiva: Silvina Rodríguez
Asistente de dirección: Ángeles Rodríguez

Dirección: Rubens W. Correa

Los últimos tres años de la vida de Leonardo da Vinci, transcurren en Francia, bajo el mecenazgo del rey Francisco I. Allí, junto a Francesco Melzi, quien ha sido su fiel aprendiz durante quince años, se dedica a servir a la corte del rey pintando, creando raras invenciones y cocinando refinados y extravagantes platos para los opíparos banquetes de su majestad.
Melzi, por su parte, trata de organizar las interminables y crípticas anotaciones de su maestro que, años más tarde, darían lugar al “Tratado de Pintura”, uno de los libros más importantes para el arte del Renacimiento.
Francisco I, orgulloso por tener en su corte a uno de los genios más grandes de su tiempo, queda deslumbrado por un extraño plato que Leonardo dice haber inventado recientemente: los spaghi mangiabile.Encaprichado, pretende que Leonardo (o su aprendiz) le revele la receta para la confección del manjar y hacerlo el plato más famoso de todas las cortes de Europa, cosa que Leonardo no está dispuesto a conceder.
Melzi, a la vez, cuando presiente que su maestro se irá a la tumba llevándose la mayoría de sus geniales conocimientos, intenta un desesperado plan, en complicidad con el rey,  para descubrir el lugar donde cree que Leonardo oculta su más profundo y misterioso secreto: el método para crear obras de arte perfectas. Esta búsqueda, llevará al rey y al aprendiz por el camino del engaño y la traición, en el afán de desentrañar los mecanismos de una mente prodigiosa y una de las incógnitas más enigmáticas de toda la civilización: ¿qué es una obra de arte? 

Funciones: Sábados a las 22:30 y domingos a las 17:30
Localidades: $ 50.- Estudiantes y jubilados: $ 25.-
Teatro Del Pueblo – Av. Roque Sáenz Peña 943 – 4326-3606

Prensa: Walter Duche – Alejandro Zárate –/ 15-5808-1039

Consideraciones de Rubens Correa sobre “Spaghetti”
La obra, me atrajo desde la primera lectura, por muchas razones.
Porque trae a escena a un personaje de la talla universal de Leonardo da Vinci, genio indiscutido de un momento brillante de la cultura occidental como el Renacimiento, no sólo por sus realizaciones artísticas, si no por lo extenso y variado de sus intereses, (científico, ingeniero, inventor, anatomista, escultor, arquitecto, urbanista, botánico, músico, poeta, filósofo, organizador de fiestas, cocinero y escritor que lo llevaron a investigaciones sobre anatomía y fisiología del cuerpo humanoy de los animales, sobre los movimientos del aire y el agua, y a desarrollar ideas sobre maquinas para volar,  carros de combate, submarino, helicóptero y automóvil; estudió también el urbanismo y propuso planos de ciudades ideales, se ocupó de desviar el curso de ríos, fabricar armas de guerra y máquinas para la paz, (cosechadoras, bombas de agua, artefactos sanitarios, esclusas, mejoró los relojes, el telar, las grúas y muchas otras) y también cocinero de vocación y profesión que intentaba modificar los hábitos alimentarios de su época y pensador impenitente de los inabarcables campos de su infinita curiosidad y al mismo tiempo controvertido por su inestabilidad, su fácil desánimo, su dificultad para finalizar lo empezado y []otra múltiple cantidad de razones.
Porque desmitifica a ese personaje y a la par lo valoriza como a ese tipo de personas que encarnan las ideas de vanguardia y tienen la posibilidad y la audacia de vivir en el futuro, aunque no siempre puedan vivir tan armoniosamente en el presente.
Y por otra parte los otros tres personajes que le rodean e interactúan con él, Francisco I, Rey de Francia, que luego de invadir Italia, resulta ser su último protector; Francesco Melzi, su fiel discípulo, que luego de la muerte de Leonardo dedicó su vida a organizar los desordenados y caóticos papeles de su maestro, que llegaba al extremo de escribir al revés para hacer más inaccesible su contenido; y su fiel cocinera, que, fuera de las pasiones que agitan a los otros personajes, lo acompañó hasta sus últimos momentos.
Los autores nos enfrentan en ellos a cuatro maneras de ver o de mirar. Cada uno desde un rol, tendrá una perspectiva diferente de la situación, actuará sobre la realidad de una manera diferente e irá modificando con ello la vida de los otros. Todo planteado con un sostenido desarrollo dramático.
Y por último me atrajo también porque en su escritura hay una propuesta de estilo que tiene un peso, más allá de los conflictos que desarrollan la trama, que me resultó un desafío interesante de enfrentar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada