sábado, 18 de octubre de 2014

Diario de una orientadora de sala




de Mariano Clemente
basado en #diariodeunaorientadoradesala de @vickysellas

ESTRENO 02 DE NOVIEMBRE

Domingos 20.30 hs
El camarín de las musas
Mario Bravo 960

Entradas: $120
2x1 Club La Nacion.
Estudiantes y jubilados $70
Menores de 25 años pagan la mitad.
Duración: 60 minutos.


Reservas: elcamarindelasmusas.com


Diario de una orientadora de sala” está basada en la historia real de la actríz Victoria Casellas en su paso por uno de los museos más importantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del diario, de igual forma titulado, escrito en la red social Twitter. 

O sea mi trabajo donde una supuestamente esta -acá-para-explicar-
cosas-sobre-la-muestra, la mayoría del tiempo es sólo ser policía de los cuadros.

No puedo comer, no puedo leer, no puedo escribir, no puedo usar el celular.
No puedo nada más que estar parada durante ocho horas diciendo “Por favor, detrás de la línea”.

Es el segundo día y estoy sufriendo. Para este momento twitter lo significa todo.
Es lo que me permite desahogarme.

Twitter es donde puedo volver patética mi existencia para poder reírme un poco de ella.
Aunque la sufra, reírme.


SINOPSIS

Una chica, cuyo deseo máximo es ser actriz, entra a trabajar en un museo como orientadora de sala para conseguir dinero y lograr irse de la casa de sus padres. Lleva un diario en twitter sobre toda las
 peripecias que debe atravesar en su paso por el museo.
Un biodrama actual sobre la contradicción que implica trabajar en aquello que no es nuestra elección, pero que, sin embargo, utilizamos para alimentar ese deseo de crear. Todo material es un medio para el objetivo final de esta orientadora de sala.

FICHA TÉCNICA

Actúan: Victoria Casellas y Atilio Otero
Bailarines: Matías Mancilla y Damián Saban
Coreografía: Diego Franco
Música original y entrenamiento vocal: Alejandro Chaluat
Diseño y realización de escenografía y vestuario: Daniela Chihuailaf
Diseño de iluminación: Lucas Lavalle
Diseño gráfico: Florencia Buraschi
Fotos: Ojosdepez Fotografía
Asistencia de producción: Alejandra Mikulan
Director asistente: Diego Palacios Stroia
Dirección general: Gonzalo Facundo López

FUNDAMENTACIÓN

Diario de una orientadora de sala nace con el objetivo de exorcizar una problemática contemporánea: la relación de la búsqueda de una vocación en la vida y la necesidad de subsistir en el mundo capitalista.
Victoria Casellas es el germen de esta investigación. La actríz, durante su trabajo en un museo de renombre, describe a través de fragmentos escritos en planillas de horarios, su estadía por ese lugar
 y su acción: enfrentarse al vacío que le genera no poder hacer nada durante ocho horas seguidas y, en consecuencia, no poder dejar de reflexionarse y de aventurar una oda a su descubrimiento: que haga lo que haga, que trabaje donde trabaje, eso siempre será un medio para llegar a su fin último, el de ser actriz.
En la actualidad, muchos artistas se ven en la necesidad de salir en busca de un trabajo que les permita una subsistencia apaleada desde el dinero. Es el dinero lo que les falta, no es su fin. Pero esta problemática no atañe sólo a los artistas, sino a todo aquel que enfrente a la contradicción de emplear su tiempo en una tarea que no lo satisface para encontrar un rédito en ello que no tiene que ver con el deseo sino con el deber. Es una problemática burguesa y capitalista.

Pero el fin último del Diario de una orientadora de sala no está en sumirse en la realidad aparentemente agobiante del mundo, sino en encontrar en ello la salida que logre conectar ese deseo perdido para, y como así sucede, durante una hora de espectáculo llevar adelante el exorcismo de esta realidad y la felicidad que produce finalmente estar siendo realizado.
 De esta manera, Victoria se somete a un ritual de pasaje. Del museo a la construcción de su propia casa. De su hogar, aquel que le permitirá asir los elementos de su vida desde su propio punto de vista, como herramientas y ya no como trágica finalidad. Y este hogar del que se adueña será el mismo hogar que el espectador sentirá propio al acabar el espectáculo. Diario de una orientadora de sala propone al público identificarse en la problemática y salir de la sala con un grito de optimismo para el resto de sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada