martes, 30 de septiembre de 2014

"LAS D'ENFRENTE" en el teatro Arlequino




"LAS D'ENFRENTE"
De Federico Mertens
Adaptación de Germán Akis y Raúl Baroni.

Buenos Aires, 1914. Las mujeres de una familia de clase media viven, respiran, sueñan e imitan; todo en función de vivir como lo hacen las de enfrente, en algo que ya se convirtió en una obsesión.
Obra teatral en donde la comicidad fluctúa entre los personajes del inmigrante italiano que a través de su cocoliche apunta a la cultura del trabajo y el esfuerzo; y su esposa e hijas criollas que en su proceder desmedido y disparatado no llegan más que ha modificar sus apariencias en pos de una similitud inútil con el único espejo que poseen: "las d'enfrente".
Federico Mertens, el autor, buscó a través de esta obra plasmar lo ridículo que es vivir por y para ser y tener lo que el cuadrante de una ventana ajena nos permite ver; envidiando, compitiendo, celando e incluso hasta a veces odiando y amando en simultáneo una vida que no es la nuestra.
“ “Las d`enfrente” representa una de las joyas del teatro argentino, al igual que lo hizo la comedia del arte en Italia, el sainete criollo nuestro nos habla de una realidad de postal: brillante colorida y vivas, llena de un envidiable humor que se dispara a través de una rama ágil que no da tregua ni respiro. Tratamos de rescatar ese espíritu de juego y de fiesta tan vital y regocijante de toda comedia clásica que se precie" dicen los directores de la obra
FICHA TÉCNICA
Elenco:
Tuty Constantino….Celia ,la hija
Cristina Faiella……La madre
Luisina Ponse…….Ester, la hija
Gonzalo García Santillán…. Ricardo
Mario Martín……Don Esteban, el padre.
Matías Ferreira…..Heriberto, el dependiente
Rocío Sueiro…..Elenita, la amiga.

Escenografía y vestuario: Gabriel Pace
Realización de vestuario: Tina Tambutti
Luz y sonido: Maximiliano Reboliz
Asesor de costumbre: Agustin Forte Galo
Fotografia: Facundo Carmona
Diseño grafico: Rocio Sueiro

Traspunte: Bayon Verdiales
Puesta en escena y Dirección General: Germán Akis y Raúl Baroni


TEATRO ARLEQUINO
Alsina 1484,  Congreso, CABA)
Entradas $ 50.-
Sábados de octubre y noviembre a las 21hs.
Reservas al (011) 4382-7775
AGRADECIMIENTOS: CRISTINA FAIELA, ROCIO SUERO, GONZALO GARCIA SANTILLA, MARIO MARTIN TIZIANO LAMELA, OMAR SERRANI Y LUMITEX Y ASOCIADOS

MÁS INFORMACION
SOBRE LOS DIRECTORES
GERMAN AKIS - RAUL BARONI
Profesores de teatro con 33 años de docencia ininterrumpida.
Como directores y promotores de espectáculos administraron diversas  salas de teatro como Planeta, Olimpia Contemporáneo, Arlequines Theatron y en la actualidad Arlequino en la calle Alsina 1484 de esta capital.
Desde 1972 y durante 15 años se dedicaron al teatro infantil en el Teatro Planeta, con gran éxito de crítica y público como: "Doña tos de carraspera", "La opereta metereta",
"Ja-je-ji jugando", "De patitas en la calle", "Buenas mandarinas", "Concierto de chupetin" "El jardín de las maravillas", entre otras.
Desde 1968 dirigieron "A puerta cerrada", de Sartre", y "El arquitecto y el emperador de asiria" de Arrabal (teatro Agon)
1970/75; " La dama del perrito", " El oso" y "El pedido de mano" de Chejov" (Theatron e Instituto de Arte Moderno)
1976/80; "Volpone, el zorro"  de Ben Jonson, "Experiencia" y" Bisex-unisex" (Teatro del centro y giras)
1981 a 1982: "Cuidado que están los chicos" (Teatro IFT, Contemporáneo, Arlequines, Bululu y Arlequino.
De 1982 a 1984 crean (a la vuelta de la democracia) un espacio de humor joven con la creación del Teatro Bululú. Ese es el semillero de Capusoto, Campi, Eduardo Calvo, Juan  Acosta, Charly Nieto, entre otros.
De 1995 a 2002: "Cuerpos desnudos" en el teatro Arlequino (8 años consecutivos en cartel)
De 2003 al 2005: segunda temporada de "La dama del perrito"
De 2000 a la actualidad, ciclo de humor joven en "La comiquería" que figura en el primer piso del teatro Arlequino.
2004 al 2008: "Motivos para levantarse a la mañana", "Queridos abuelos", "La felicidad después de los 50" (ciclo de teatro para la tercera edad).
Del 2005 hasta la actualidad; "Bernarda Alba al desnudo"  (6 años consecutivos en cartel)
Del 2007 hasta 2012: ciclo de teatro clásico y de repertorio con obras como; "Las d'enfrente", "Los mirasoles", "La zorra y las uvas", "Las de barranco", "Queridos hijos", "Juan Palmieri", y "Fiebre de heno" entre otras.
2012; “Lisistrata" de Aristofanes.
El año pasado (2013) sorprendieron con “El último amante de Federico García Lorca”, una adaptación basada en el libro español que escribió el protagonista de esta historia.
Además podemos agregar que   fueron alumnos de la celebre Margarita Xirgu (1965 en Montevideo), también estudiaron con Oscar Fesler, Milagros de la Vega y Roberto Duran.


SOBRE EL ELENCO





CELIA   es  TUTY CONSTANTINO
Yamila Constantino no tiene un nombre artístico: se lo eligieron. Fueron sus papás, (allá por la época en la que nuestro prodigio con sólo dos añitos tocaba la armónica y era modelo) quienes la bautizaron "Tuty" en honor a los caramelos Tuty Fruty, que venían en tantos sabores como capacidades e intereses tenía la futura actriz. Pero ella siente que se convirtió en una, finalmente, cuando decidió a qué escuela secundaria quería ir, ya que la determinación la tomó simplemente porque aquel colegio (el Francisco Ramírez Media nro 2, en Lanús) tenía un taller opcional extracurricular de teatro. Y Tuty ya sabía qué quería y cómo -porque Tuty siempre supo y sabe qué quiere y cómo- y allí sus profesores Juan Carlos Simón y María Eugenia Bonabot tuvieron el privilegio de comenzar su educación teatral, a aquella que hasta entonces había incursionado como bailarina a la edad en la que el resto de los mortales solíamos todavía comer plastilina y enchastrarnos de engrudo.
Respecto a Celia, la dueña de su talento en "Las d'enfrente", admite que defintivamente serían amigas, ya que tienen mucho en común, partiendo de ser divertidas y llegando a que están plagadas de matices emocionales. Y a propósito de ellos, se desborda relatando su nueva pasión por el género del sainete, en el que está en su salsa y siente uno de sus favoritos, ya que "ama el ridículo, lo exagerado, volar más allá del cielo"; y agradece cuánto la ayuda a descubrirse como actriz.
Tuty le dedica su Celia a su mayor tesoro: su familia. Mamá Silvia, papá Cacho, la incondicional abuela Chicha, y a su novio y su gran amor Luciano, a quien directamente considera su cábala. "No hay aguante como el de ellos", sentencia.
Actualmente sueña con un personaje de villana mientras se perfecciona en comedia musical y canto, disciplinas en las que ya incursionó en sus dieciocho desafíos teatrales (algo insólito para alguien que aún no vivió dos décadas, pero recordemos que su contraseña es la determinación y el empuje más avasalladores que puedan imaginarse).
Ansiosa, intensa, visceral, apasionada y explosiva, Tuty viene en todos los sabores posibles y los vuelca en el escenario... ¡No se los pierdan!

ESTER  es  LUISINA PONSE
Se armaba su propio set de tevé en su habitación y actuaba, bailaba, cantaba y conducía (completísima) frente al espejo. Soñaba con hacer el casting para estar en 'Chiquititas' y con ser la próxima Flavia Palmiero, pero Luisina Ponse nunca imaginó que sus propias 'olas verde esperanza' la iban a llevar por otro rumbo: el del teatro clásico. "El papel de mis sueños es Ofelia, de 'Hamlet', del maravilloso William Shakespeare", explica esta adulta que sigue siendo completísima. Estudió danza contemporánea, toca el clarinete y decidió ser actriz al ingresar en la escuela de Agustín Alezzo. Algo que se le da a lo grande.
Ella es nuestra Ester, la hija mayor con mechero y chispa, lengua con aguijón, la brava, la zalamera de su papá y la tejedora y manipuladora de varios hilos en la trama de "Las d'enfrente".
"Me llevo muy bien con Ester", ríe. "Tiene esa pizca de maldad y travesura, y gracias a ella dejo aflorar las mía, que quizás tengo oculta". Lu quiere dedicarle su performance a sus padres y a su novio (por confiar en ella y alentarla a seguir sus sueños); y también a su terapeuta y su maestro de la vida, Daisaku Ikeda.
En cuanto a su debut en el sainete, se enciende mientras agradece la libertad que le da en todo sentido: corporal, actoral y vocal. "Está muy bueno", agrega, "porque te permite esa dosis de juego que un actor jamás debe perder u olvidar".
Luisina es pura sonrisa y compañerismo, fue la primera en aprenderse el libreto y las marcaciones y siempre es la última en abandonar el teatro. Sí: como ella acusa, es muy autoexigente y una virtuosa del soñar hasta morir, porque sabe -y cómo- que los sueños se hacen realidad. Especialmente cuando se trabaja tanto por ellos como lo hace Luisina.

RICARDO  es  GONZALO GARCÍA SANTILLÁN
Gonzalo García Santillán es Ricardo. El hijo mimado y un niño bien de esta comedia, y un maravilloso entrevistado. Vean sino...
"Desde chico siempre me interesó la actuación. Siempre me gustó la posibilidad de contar historias y de poder interpretarlas, siempre fue como un juego e involucraba a toda mi familia, amigos, vecinos en la movida para armar pequeñas representaciones o videos. Así que ya desde muy chico sabía que quería actuar. Y creo que toda formación suma: de cada paso uno aprende y se nutre. En mi caso, a los 14 años quedé en uno de los talleres de teatro de Cris Morena en la época en la que se emitía 'Rebelde Way' y fue una experiencia que me sirvió para entender que realmente quería formarme en eso. A partir de eso seguí realizando talleres y cursos siempre de manera recreativa y por cosas de la vida terminé haciendo la carrera de Comunicación (siempre con talleres de teatro a la par) hasta que decidí darle un lugar importante al teatro y comencé en la escuela Timbre 4, dónde continúo en la actualidad y muy contento con el proceso".
Gon, además, estudió comedia musical y es dueño de un sentido del humor sin precedentes y una alegría contagiosa como un bostezo (si fuera posible bostezar viéndolo desplegar tanta energía y buena onda). En relación a "Las d'enfrente", siente que es parte de las raíces de nuestra argentinidad, de ese costumbrismo tan representativo, con personajes de orígenes diversos que reflejan una vida muy pintoresca.
Su personaje, reconoce, es muy querible. Y hacer sainete, dice, fue todo un desafío; "pero Ricardito tiene condimentos que hacen que sea un personaje muy divertido, con toques de picardía y de inocencia al mismo tiempo. Me gusta su metamorfosis, su transformación. Y creo que seríamos buenos amigos".
Con dos obras en su haber ("Te mataré Rafetti" y "La Revuelta de los Tonson") y miembro de una familia de artistas, Gonzalo -tan querible como su Ricardo- sueña con un papel que lo desafíe, que "le permita crecer". Y piensa en cuál y se guía por el primer impulso: "Se me viene a la mente el Dr. Stockman de 'Un enemigo del pueblo'... me gustan los personajes que tengan fuertes convicciones, pero cada personaje es un mundo interesante de abordar".
Ricardo, en este caso, será un homenaje a sus maestros, a todos los que de alguna manera le permitieron crecer y aprender, y por supuesto a sus familiares y amigos que lo acompañan en el camino.
Si bien se define como ansioso e impaciente, sabe que su virtud es "'la escucha': "me gusta escuchar al otro, vincularme y conectarme con las demás personas".
Y, se los prometo, tanto sobre como bajo el escenario es algo que logra con creces.
¡Disfruten del desafío de ver a Ricardo transformarse con la misma intensidad con la que él disfruta lográndolo!

DON ESTEBAN  es  MARIO MARTÍN
Don Esteban es el tano, el burro, el miserere, el viejo hucha, el amarrete, un ignorante, pelícano y tantos otros adjetivos que su familia le adjudica. Y quien le pone el cuerpo es Mario Martín, con quien dice divertirse como loco y comulgar en varias opiniones que su personaje le manifiesta a su familia (obsesionada por las de enfrente -que, seamos honestos, lo tienen 'stufo'-).
Con más de treinta obras en su haber como actor (e incluso un lujoso puñado como director), fue alumno tanto de maestros del teatro como de literatura sobre el tema. Y bien que rindió sus frutos tanto estudio...
Su sueño de la infancia de convertirse en marino hoy trocó en el de interpretar ni más ni menos que a Macbeth, algo muy probable considerando su talento, su amplia experiencia en el teatro clásico y ese registro de voz magnífico que -aduce- le vino de fábrica.
Se confiesa "un tímido y un distraído incorregible" y se queja de que a veces aquello lo hace parecer antipático, aunque es más bueno que el agua mineral.
Hoy está feliz con su "Las D'enfrente" y ansioso por ver cómo reacciona el público ante el sainete. Cree que es un lindo desafío y al mismo tiempo una diversión que lo remonta a su pasión por las obras costumbristas y la historia de nuestro teatro (sobre la cual sabe más que Petete). Su performance, que es un premio en sí misma, se la dedica a la memoria de su gran maestro Alfredo Castro Couso.
Para el 2015, no se frena ni en barranca: está preparando la dirección de "Saverio, el cruel" (de Roberto Arlt) y dos obras cortas, ni más ni menos que de Roberto Cossa y Juan Carlos Ferrari.
AVANTI, MARIO!! SEMPRE AVANTI!!!

HERIBERTO   es MATÍAS FERREIRA
Matías Ferreira es un arranca suspiros importado con grandes talentos. De Las Piedras, Uruguay, viajó a Montevideo tras un sueño que le quedó tan chico que finalmente lo mudó -y acompañó- a Buenos Aires.
Sus comienzos se remontan a los nueve, cuando empezó a actuar profesionalmente a pesar de jamás haber tomado una clase de teatro. Sin embargo ese momento llegó a sus 13 años, cuando ganó una beca en un concurso radial para poder estudiar la profesión de sus sueños. Hoy tiene cuatro grandes producciones teatrales en su currículum y comenzó a ensayar el musical de todos los tiempos: 'Cabaret', en el papel de Cliff, mientras espera ansioso en la gatera otros dos proyectos a desarrollarse el próximo año. "Gracias a Dios", agrega y sus ojazos azules se humedecen.
Es que no fue fácil para él, así como no es fácil para casi nadie. Pero su carisma hace que haga amigos con facilidad en esta ciudad que lo recibió abrumándolo y que hoy casi que lo pide a gritos. Con estricta butaca como disciplina, logró conocer a muchos de sus ídolos y encariñarse con el ambiente artístico con la velocidad de Speedy González.
Matías se emociona también cuando recuerda su temprana vocación como actor, en la que siendo apenas un nene imitaba a su abuelita en las reuniones familiares. Pero eso pasó mucho antes de que tuviera la oportunidad de estudiar comedia musical en la escuela de Ricky Pashkus, a quien le agradece de por vida y lo desbanca en devoción únicamente por sus papás.
A la hora de hablar de 'Las d'enfrente' se tienta, algo extremadamente habitual en él. "Me costó un poco al principio encontrarle la vuelta y sacarme el miedo de no exagerarlo tanto, pero de eso se trataba el sainete y lo fui entendiendo. Me siento identificado con Heriberto porque somos los dos muy inocentes y a medida que fui ensayando lo fui encontrando. Es un personaje que exige cambiar mucho respecto a lo que es mi imagen, porque con Heriberto me tengo que sentir un poco feo y sencillo... cosa que me sale bien así que debo ser feo y sencillo", ríe.
Recibimos opiniones al respecto aquí mismo, en los comentarios, chicas.
Hoy confiesa tener los sentimientos a flor de piel a partir de estas experiencias y aunque se queja de hablar sin pensar (producto de su extrema sinceridad sin filtro) se promete a sí mismo no perder nunca ese espíritu que -entre nosotros- brilla tanto como su sonrisa.
Que así sea.

ELENITA  es ROCÍO SUEIRO
Rocío acarició la fantasía de ser actriz desde que recuerda, disciplina que estudió a la par de su trabajo (trece años como periodista: una demanda/tradición familiar). Por eso, ahora, finalmente es feliz.
Le resulta difícil elegir entre sus maestros porque defiende que tuvo a los mejores (lo cual no es garantía de que haya aprendido nada), pero cada ventrículo de su corazón es hogar más allá de lo vitalicio para Ana María Campoy, Georgina Barbarossa, Dora Baret y Claudio Ferrari. Es una aprendiz compulsiva de disciplinas artísticas: la del teatro, el canto (al que le pone más actitud que voz), y actualmente cursa dos talleres para ser jefa de escenario y guionista de proyectos audiovisuales (shhhh... tiene una obra bajo la manga en la que pretende debutar dirigiendo).
Confiesa que en un principio el sainete le costó un canario. Sentía que sobreactuaba sin terminar de entender que -en parte- de eso se trata, pero la disculpamos porque es rubia natural. Tiene un poco de miedo, dice, de que al público le ocurra lo mismo ante semejante novedad centenaria; aunque su fe (en la audiencia, la maravillosa adaptación de la obra y sus impecables compañeros de elenco) es tan poderosa como su pasión por las tablas. Off the record admite que por momentos le da tristeza interpretar a Elenita, porque la preferiría corporizada en la vida real, para hacer de ella una amiga incondicional. Después de todo, ¿quién no amaría tener una vecina desfachatada, desprejuiciosa, sin filtro en el verbo y las acciones, y que escupe pasiones sin el menor ni el más mínimo pudor?
Su experiencia consta de un drama, una comedia de enredos, un musical romántico, dos participaciones en televisión y una en cine, y va por más, se promete. Cuenta que el papel de sus sueños es el de Eliza Doolittle, la protagonista de "Mi bella dama" ("Pigmalión" en su versión literaria), que Audrey Hepburn encarnó maravillosamente en la gran pantalla. Pero le falta mucho que aprender para llegar a merecerlo: con alguna que otra oferta teatral y una televisiva, pasa sus ratos libres en trance, mirando el celular, a la espera de que suene con el ringtone de una nueva aventura.
Su actuación en "Las d'enfrente" se la dedica a sus maestros y en primer lugar a la primera -valga la redundancia- de ellos: su mamá Rosita.
Absolutamente insegura, autoexigente al extremo y solícita hasta el hartazgo (el de los demás, claro), tarda en pensar en una virtud que la defina. Y finalmente se decide por "su entrega" y por "el hecho de no entregarse jamás", jugando con la misma palabra y dos sentidos opuestos. Bueno... Jugando y punto, en realidad, que es su vocación, al fin y al cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada