martes, 26 de febrero de 2013

Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín - FLAMMA FLAMMA - Mauricio Wainrot


TEATRO SAN MARTÍN

FLAMMA FLAMMA

El Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín repone, 
en la Sala Martín Coronado, la obra de Mauricio Wainrot
con música de Nicholas Lens

El jueves 28 de febrero a las 14.30 el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín –que dirige Mauricio Wainrot– repondrá, en la Sala Martín Coronado del Teatro San Martín (Avenida Corrientes 1530), la nueva coreografía de Mauricio Wainrot, Flamma Flamma. La música es de Nicholas Lens -Flamma Flamma - Réquiem del fuego (1994)-, la escenografía y el vestuario son de Graciela Galán, la iluminación es de Eli Sirlin y Alejandro Le Roux, la puesta de video de Marcelo Manente y Pablo Yurrebaso, y la imagen de video de Martín Gómez.

Las funciones se realizarán los jueves 28 de febrero, 7 y 14 de marzo a las 14.30, los sábados 2, 9 y 16 y los domingos 3, 10 y 17 de marzo a las 17.
Última función: domingo 17.

Platea $80.- Pullman: $60.-
Jueves, día popular, función matinée: entrada general: $25.-.

Flamma Flamma
En 2001, luego del estreno de Las 8 estaciones en Amberes por el Ballet Real de Bélgica, Carlos Gallardo, escenógrafo y vestuarista de la obra, y mi compañero de vida, encontró en una casa de música un CD del oratorio Flamma Flamma, y lo compró para que lo escuchásemos juntos. Al principio sentí que Flamma Flamma deambulaba por diferentes estilos, a veces cercanos a Orff y su Carmina Burana; otras veces la obra se convertía, audazmente, en una música contemporánea con sonidos increíbles, graves, tonales y atonales, y donde también lo popular se mezclaba con la música clásica occidental. El rock no estaba ausente en esta diversidad de estilos como tampoco la música étnica, y otras con fuerte influencia oriental. En fin, Flamma Flamma, de 75 minutos de duración, era de alguna manera muy ecléctica, y justamente por eso me pareció muy interesante para crear una nueva obra integral. Además de ser transgresor en géneros, el oratorio contaba con un texto cantado en latín, por seis voces maravillosas, y poseía fantásticos coros al estilo de las voces búlgaras, con ritmos cambiantes, y percusiones en numerosos pasajes. Todo esto daba cuenta en mí de la gran envergadura de esta obra musical, y realmente agradecí a Carlos haberla hallado.

Flamma Flamma estuvo esperando en mi casa -y en mi cabeza-, por mas de una década, hasta que este proyecto que tantas veces estuvimos a punto de hacer se hizo realidad. Carlos Gallardo amaba esta música y solía trabajar en su taller de artista plástico escuchándola como compañía en sus horas de creación. En muchas ocasiones hablamos de cómo iríamos a concretar este trabajo, tanto que hasta comenzó a bocetar algunos trajes, que quedaron perdidos cuando él falleció en 2008. Flamma Flamma seguiría esperando su momento…

Evidentemente 2012 era el año de dar vida a Flamma Flamma, y por fortuna, hablando con la escenógrafa y vestuarista Graciela Galán, con quien desde hacía tiempo estábamos pergeñando un proyecto en conjunto, le comenté de mi interés en hacer esta obra con el Ballet Contemporáneo del San Martín. Le encantó la idea y de inmediato nos pusimos a trabajar en el tema.

Escribió el crítico Fred Flaxman en 1997: “Flamma Flamma audazmente sintetiza el concepto occidental espiritual de una misa de réquiem por los difuntos, con ritos y ceremonias de la muerte de las culturas no occidentales. Su elemento unificador es la idea del Fuego -el Fuego como herramienta de vida, como una metáfora de la pasión, como el agente más poderoso de transformación en la naturaleza, como una manera de deshacerse de los difuntos.       
La mística del fuego capturó la imaginación de Nicholas Lens, quien llegó a su conclusión filosófica acerca de la vida y la muerte escribiendo: ‘Para mí lo único que hace soportable la vida es el conocimiento de que llegará a su fin, porque aceptar esto es la única manera de disfrutarla libremente y sin condiciones’.”

Mas allá de estos comentarios de Lens y Flaxman, y de los textos en latín escritos por Herman Pontocarero para Flamma Flamma, lo más importante es que la obra musical me interesó muchísimo desde el primer momento como un todo, y llegó a mi mente y tocó de manera muy fuerte mis sentimientos y emociones, como para decidir crear una versión coreográfica que hoy es un hecho.
Flamma Flamma puede parecer una obra abstracta, porque no cuenta una historia, pero no siento que sea así: hay un hilo conductor que me ha llevado a unir a cada personaje con cada situación, y ese es el Fuego, el que cada uno tiene como Fuego creador, que no está personificado en ningún bailarín, pero está presente en casi todas las escenas y en cada uno de los personajes que las danzan. Es ese fuego purificador que Borges dibujó magistralmente en “Las ruinas circulares”, y que nos tiene unidos a todos en un mismo devenir.

Mauricio Wainrot


Mauricio Wainrot

Director Artístico del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, Mauricio Wainrot se desempeñó como Coreógrafo Permanente del Royal Ballet of Flanders de Bélgica y como Director Artístico de Les Ballets Jazz de Montreal. Se formó como bailarín en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de Buenos Aires e integró como tal el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín desde sus inicios.
En 1985, siendo director artístico del Ballet, fue invitado por el Ballet de la Opera de Göteborg de Suecia para presentar un programa con las obras Anne Frank, Sinfonía de los Salmos y Tres danzas argentinas. Inició así una carrera internacional que lo llevó a colaborar con cuarenta y ocho compañías de ballet y danza contemporánea europeas, asiáticas y americanas, entre las que figuran el Ballet Real de Suecia, Winnipeg Royal Ballet de Canadá, Singapore Dance Theatre, English National Ballet, Ballet de la Ópera de Bordeaux, Ballet du Capitole de Tolouse, Ballet del Teatro San Carlo de Nápoles, The Cincinnati Ballet, The Juilliard Dance Ensemble de Nueva York, Ballet Real de Wallonie, Hannover Opera Ballet, Bat Dor Dance Company of Israel, Ballet Nacional Chileno,
Ballet de Santiago de Chile, Compañía Nacional de México, Ballet Florida, Hubbard Street Dance Company, Ballet Argentino, Ballet SODRE de Montevideo, y Ballet del Teatro Colón de Buenos Aires.
Creó, entre otras obras, Carmina Burana, Un tranvía llamado Deseo, El Mesías, Las 8 estaciones, La consagración de la primavera, Movimiento perpetuo, Looking Through Glass, Voces del silencio, Chopin número 1, Ahora y entonces, From far away, Libertango, Fiesta, Reflejos, Beyond Memory, Firebird, Canciones del caminante, Luz distante, Medea, Travesías y La tempestad.
Mauricio Wainrot recibió las siguientes distinciones argentinas: Premio Clarín 2006 por La Tempestad, Premio María Ruanova 2002 (Consejo Argentino de la Danza), Premio Trinidad Guevara 2000, Premio ACE (Asociación Cronistas del Espectáculo) 2000 a la mejor coreografía por Un tranvía llamado Deseo, Premio Teatro del Mundo 1999-2000 como mejor coreógrafo por El Mesías, y Premio Konex de Coreografía 1999. Sus obras fueron galardonadas en Rusia, donde en 2003 fue finalista del Gran Premio Internacional Benois de la danse por Luz distante; en Chile, donde fue distinguido con el Premio APES (Asociación de Periodistas Especializados) a la mejor Producción de Danza de los años 1991, 1994, 1998 y 1999; y en Estados Unidos, en dos oportunidades, con el Choo San Goh Choreographic Award, en 1993-1994 y 1998-1999.
En junio de 2004 Mauricio Wainrot fue nombrado Director Artístico del Swiss International Coaching Project for Choreographers 2004 (SiWiC), un programa de entrenamiento para coreógrafos jóvenes que se realizó en Zurich, Suiza.También en 2004 Wainrot estrenó como coreógrafo y director cinematográfico Lacrymosa, uno de los diez cortos de la película 18-J.
En 2007 fue jurado de dos de los premios de danza más destacados del mundo, el ya citado Benois de la Danse, que se entrega en Moscú y el de la New York International Ballet Competition; y en 2010, del Prix de Lausanne en Suiza, y nuevamente de la NYIBC. Asimismo recibió el Laurel de Plata a la Personalidad del Año, otorgado por el Rotary Club de Buenos Aires, y el Premio a la Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes. En 2008 recibió del Rey de Bélgica, Alberto II, la condecoración civil de Chevalier de l’ Ordre de Léopold (Caballero de la Orden de Leopoldo), que fue entregada por el Embajador de Bélgica en Argentina, Koenraad Rouvroy, en reconocimiento a su trayectoria en el mundo del ballet y, más particularmente, a su destacada participación como coreógrafo y creador de numerosas obras ante el Ballet Real de Flanders y el Ballet Real de Wallonie.
En 2012 presentó su versión coreográfica de Carmen en el Teatro Colón, interpretado por su Ballet Estable.
                                                                                                                    
Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín
El Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, que actualmente dirige Mauricio Wainrot, fue creado en 1977. Es decir que en 2007 la compañía celebró treinta años de actividad ininterrumpida como cuerpo artístico permanente. Hecho trascendente para una compañía argentina de estas características en tanto significa aprovechar los valores de la continuidad, la experiencia y el crecimiento sostenido, que le han permitido consolidar un nivel artístico de excelencia tanto en nuestro país como en el extranjero. Para muchos, el Ballet Contemporáneo es en la actualidad la compañía de danza más destacada de Argentina.
La compañía se inició cuando Kive Staiff, Director General y Artístico del Teatro San Martín por aquellos años, convocó en 1977 a la bailarina y coreógrafa Ana María Stekelman para ponerla al frente de lo que en ese momento se denominó Grupo de Danza Contemporánea del Teatro Municipal General San Martín. Posteriormente, en 1988, la compañía adoptó el nombre definitivo con el que hoy se la conoce.
En distintos períodos la dirigieron también Norma Binaghi, Lisu Brodsky y Alejandro Cervera, Oscar Araiz, Andrea Chinetti y el propio Mauricio Wainrot, en dos ocasiones, la segunda de las cuales comenzó en el año 1999.
El Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín ha realizado numerosas giras nacionales e internacionales presentándose entre otros países en la ex Unión Soviética, España, Canadá, Brasil, Uruguay y Estados Unidos. Y se ha visto beneficiado por la concurrencia de prestigiosos coreógrafos argentinos y extranjeros que han montado obras para la compañía: Ana Itelman, Renate Schottelius, Ana María Stekelman, Oscar Araiz, Alejandro Cervera
Gustavo Lesgart, Roxana Grinstein, Noemí Lapzeson, Roberto Galván, Margarita Bali, Susana Tambutti, Walter Cammertoni, Miguel Robles, Carlos Casella, Diana Szeinblum, Carlos Trunsky, Diana Theocaridis, Mariana Estévez y Mauricio Wainrot, entre los argentinos, y Mark Godden, Ginette Laurin, Nils Christe, John Wisman, Robert North, Jennifer Müller, David Parsons, Marc Ribaud, Jean-Claude Gallotta, Serge Bennathan, Richard Wherlock, Ton Wiggers y Vasco Wellenkamp, entre los extranjeros. Recientemente, en diciembre de 2011, el Ballet Contemporáneo realizó una gira por distintas ciudades de España.  

Los bailarines son Victoria Balanza, Lucía Bargados, Nicolás Berrueta, Melisa Buchelli, Facundo Bustamante, Carolina Capriati, Matías De Cruz, Flavia Dilorenzo, Lautaro Dolz, Luciano Figueroa, Juan José Hair, Laura Higa, Matías Mancilla, Gerardo Marturano, Alexis Mirenda, Benjamín Parada, Boris Pereyra, Silvina Pérez, Diego Poblete, Eva Prediger, Rubén Rodríguez, Sol Rourich, Ivana Santaella, Matías Santander, Agostina Scarafía, Vanesa Turelli, Ivana Villada, Margarita Wolf, Fernando Zavickis y Erika Zimmermann. Los bailarines aprendices son Ana Trejo Játiva y Nicolás Miranda. Los asistentes coreográficos son Miguel Elías y Elizabeth Rodríguez y la Directora Asociada es Andrea Chinetti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada