lunes, 1 de julio de 2013

FINAL DE PARTIDA regreso al teatro

TEATRO SAN MARTÍN

FINAL DE PARTIDA
Luego de las dificultades de salud de Alfredo Alcon, FINAL DE PARTIDA, vuelve a presentarse en sus funciones habituales.


Se presenta en la Sala Casacuberta del Teatro San Martín (Avenida Corrientes 1530), Final de partida de Samuel Beckett, con traducción de Francisco Javier y dirección de Alfredo Alcón. El elenco está integrado por Alfredo Alcón, Joaquín Furriel, Graciela Araujo y Roberto Castro. El apuntador es Lautaro Ostrovsky, la asistencia artística es de Franco Battista, la iluminación de Gonzalo Córdova, el vestuario de Mirta Liñeiro y la escenografía de Norberto Laino.

Producción asociada del Complejo Teatral de Buenos Aires y Pablo Kompel.

Las funciones se realizarán de miércoles a sábados a las 21, domingos a las 20
Platea: $90.- Miércoles, día popular: $45.-

La obra

Inspirada –aparentemente- en Rey Lear de William Shakespeare y en el Libro de Job, Final de partida transcurre en un espacio cerrado, gris y asfixiante, en un mundo deshabitado. No hay referencias específicas que indiquen de qué espacio se trata, pero es claro que los personajes que lo habitan no pueden salir de allí: Hamm es una suerte de rey desposeído, paralítico y ciego, cuyo trono es en realidad una silla de ruedas. Establece con Clov -quien, en contraposición a Hamm, no puede sentarse- una relación de amo-esclavo, aunque también hay un cierto vínculo padre-hijo. Por otro lado, Nagg y Nell, padres de Hamm, viven “animalizados” en tachos de basura dentro de ese recinto, con lo que su encierro se intensifica.
La obra gira en torno a la degradación y repetición a través del tiempo, la certeza y a la vez la incertidumbre que la muerte trae aparejadas, y la vacuidad y el desmoronamiento del mundo.
Según el teórico polaco especialista en Shakespeare, Jan Kott, también “el tema de Rey Lear es la descomposición y el derrumbamiento del mundo” pero “en la tragedia moderna, la historia sustituye al destino, a los dioses y a la naturaleza. La historia es el único sistema de referencia”. Sin embargo, como señala Lucas Margarit en Samuel Beckett. Las huellas del vacío, este sistema también se pierde, si no hay posibilidad de progreso, y la obra de Beckett es sintomática de esa imposibilidad. La historia se reduce, como los demás sistemas ordenadores del mundo, a un vacío de alternativas de elección.”

Final de partida fue estrenada en Londres y en París en 1957 por el director Roger Blin, a quien Beckett dedicó la obra. 


Como director, Alfredo Alcón trabajó en El caballito soñado, obra en base a una selección textos de varios autores (Teatro San Martín, 1990), Los días felices de Samuel Beckett (Teatro San Martín, 1994) y El gran regreso de Serge Kribus.


Asimismo dirigió y protagonizó Final de partida en 1990, cuando la Alejandra Boero inauguró la sala de Andamio 90.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada